UC
Inicio / Expertos cuestionan y analizan el cómo y qué se enseña al interior de las salas de clases

Expertos cuestionan y analizan el cómo y qué se enseña al interior de las salas de clases

La discusión se dio en el conversatorio “Redefiniendo las didácticas tras el estallido social: identidad y diálogo”, organizado por el Departamento de Didáctica de la Facultad de Educación junto a la Escuela de Ingeniería de la UC -en el marco del proyecto FONDECYT 1180024-.

 

El estallido social de octubre de 2019 ha puesto de manifiesto el descontento en el que nos encontramos, así como las profundas desigualdades que se observan en nuestra sociedad. Inevitablemente, surge la pregunta sobre la escuela y su papel en el actual contexto. Un ejemplo de esto es que muchos alumnos y alumnas de 8° básico no manejan los contenidos de las materias medidas por el Simce. Un problema, claramente, que trae consigo nuevas preguntas: ¿El modo de enseñar está ad hoc a los tiempos? ¿Es correcto lo que se enseña? ¿Por qué los escolares no están aprendiendo?

Todas estas preguntas fueron parte del conversatorio "Redefiniendo las didácticas tras el estallido social: identidad y diálogo", que contó con la participación de dos expertos de Chile y el extranjero y que fue moderada por los académicos de la Universidad Católica: Alejandra Meneses (Educación) y Miguel Nussbaum (Escuela de Ingeniería).

El académico de la escuela de Ingeniería UC, Miguel Nussbaum, para enfatizar la situación actual del sistema educativo, señaló que "entre los estudiantes que rindieron el SIMCE de 8° básico entre 2007 y 2011, el 65% de ellos no manejaba los contenidos de 6° a 8° en ninguna de las materias". El investigador agregó que "la mayoría de los escolares chilenos, entonces, no están aprendiendo aspectos esenciales” y "están pocos preparados para ejercer la ciudadanía".

Para el profesor e investigador de la Escuela de Educación de la Universidad Hebrea de Jerusalén, Zvi Bekerman, se trata de un "problema sistemático". "Yo veo eso en el plan de éxito educacional", dijo, "porque, imagínense un 100% de éxito escolar, ¿cómo jerarquizamos a los estudiantes?, ¿quién va a ser el jefe? Generar éxito iría contra el sistema político y social. ¿Qué mejor que un chico fracase en un examen, en una retórica individual que lo puede culpar a él del fracaso?".

 

Según la ensayista y directora de la Academia Chilena de la Lengua, Adriana Valdés, quien fue una de las invitadas, durante las últimas décadas ha habido un vuelco en la motivación de las y los estudiantes frente a la educación escolar: "La educación antes aseguraba un ascenso social, pero ahora vemos que esto no es exactamente así y que la educación que se está entregando no es muy buena y uno se da cuenta que existe frustración muy fuerte. En este telón de fondo es donde surge el estallido social", afirmó.

Para la académica de la Facultad de Educación UC, Alejandra Meneses, la perspectiva de clases jugaría un rol importante en la discusión: "De alguna manera nuestra sociedad alaba a las personas que son primera generación, porque han llegado a la universidad con un esfuerzo altísimo. La sociedad dice que son “luchadores” pero pocas veces nos detenemos a mirar el costo personal que implica esa movilidad, ya que, en el fondo, el querer ampliar el horizonte se traduce en cambiar de posición social. Pero ¿es eso lo que buscamos en educación?", dijo.

¿El cómo y el qué se enseña?

En medio del cuestionamiento sobre las didácticas tradicionales que se emplean en las aulas chilenas, el académico Miguel Nussbaum afirmó que "no podemos seguir enseñando lo que estamos enseñando. Donde hay que enfocarse no es en el 'cómo', es en el 'qué'".

Idea que fue respaldada por Adriana Valdés, quien aseguró que "hay muchas cosas en los currículos que los alumnos sienten como totalmente ajenas, porque responden a preguntas que ellos no se han hecho jamás. Esto importa porque hay que enfocarse en cuáles son las preguntas de cada comunidad". Según la ensayista, tiene que ver, además, con una "colonización cultural". "Nos han llegado desde Europa y EE.UU. un montón de respuestas a los dilemas de ellos y hemos tenido una falta de lucidez de los problemas desde aquí", aseguró.

Para Zvi Bekerman, una solución es enfocarse en el aprender haciendo y permitir que las y los estudiantes sean partícipes de su aprendizaje: "Los colegios pierden mucho tiempo repitiendo contenidos para rendir exámenes, contenidos que, todos sabemos, se pueden aprender en uno o dos años. En la sala de clases se debe también hacer y no solo estudiar. Y, ¿qué vamos a hacer?, eso se puede discutir con los alumnos", afirmó.

"El aprender en el colegio debería ser más similar a una mamá enseñándole a un bebé de dos años a meter el triángulo en el agujero del juguete. Sin ese baile no se aprende matemáticas, no se aprende geografía, no se aprende nada", agregó el experto.