UC
Inicio / Listado de noticias / Acuerdo transferirá tecnologías desarrolladas en la UC a jardines infantiles a lo largo de Chile

Acuerdo transferirá tecnologías desarrolladas en la UC a jardines infantiles a lo largo de Chile

acuerdo junji

Gracias a un convenio firmado entre la Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI) y la universidad, las tecnologías desarrolladas por el sistema MAFA se replicarán en jardines infantiles JUNJI. El rector Ignacio Sánchez, destacó la importancia del acuerdo para ambas instituciones y la generosidad de los profesores que cedieron las licencias al Estado.

 

MAFA es un sistema que surgió en el año 2012, al alero de académicos de la Escuela de Diseño y de la Facultad de Educación.

Empezó a gestarse hace seis años, cuando académicos provenientes de la Escuela de Diseño y la Facultad de Educación, se cuestionaban sobre el uso de los ambientes físicos de aprendizaje en las salas de educación parvularia pública chilena. En esas primeras conversaciones Cynthia Adlerstein, Alberto González y Patricia Manns, se preguntaban por qué se sometía a los niños a ocupar espacios que no consideraban todas las variables que, a su juicio, debían estar presentes en una sala de clases.

Así surgió el Sistema de Modelamiento del Ambiente Físico de Aprendizaje (MAFA), iniciativa que busca mejorar la calidad educativa, mediante el reconocimiento de espacios físicos, las variables sociales, individuales, materiales y procesuales del aprendizaje como contribuyentes de un sistema interactivo. El proyecto se fue consolidando en el tiempo y anotado en su historia importantes hitos. El 2015, MAFA fue la Conferencia que abrió el día mundial del profesor en la UNESCO, París. El 2016 fue elegido como el octavo proyecto más relevante de los últimos 25 años de FONDEF: El 2017, fue escogido por Naciones Unidas como el ejemplo de prácticas ciudadanas en Educación. Hoy, se marca un nuevo hito, pues, gracias al apoyo de la Dirección de Transferencia y Desarrollo, fue transferido al Estado de Chile para ser aplicado en los jardines JUNJI de todo el país.

“No es que esta alianza no existiera antes. (Con JUNJI) llevamos seis años de trabajo, investigación y complicidad por la educación parvularia. Pero hoy renovamos ese compromiso y lo hacemos disponible y sostenible para la educación pública”, dijo sobre el convenio Cynthia Adlerstein, directora del proyecto.

De acuerdo a la lógica de sus creadores, los niños deben habitar los jardines infantiles y ese ambiente físico de aprendizaje se convierte en el tercer educador –junto a las familias y educadores- de los párvulos. “Estábamos convencidos de que podíamos generar tecnologías y conocimiento científico para que los niños ejercieran ese derecho en los jardines infantiles”, explica Adlerstein destacando el apoyo de la UC y de la JUNJI.

“Tener que representar el trabajo creativo y de frontera de este grupo de profesores y profesoras tan talentosos, para mí es una gran oportunidad”, señaló el rector Ignacio Sánchez luego de la firma del acuerdo. “Aquí hay un acto de generosidad muy notable de los profesores y de los dueños de la licencia de este producto, que se entrega gratuitamente al Estado y al país para que miles de niños se beneficien”, agregó.

Por su parte, Desirée López de Maturana, vicepresidenta ejecutiva de JUNJI, agradeció el trabajo de los académicos. “Estamos en el momento del cierre de una administración y qué mejor que hoy podamos poner la guinda de la torta generando una apertura y más alternativas para el trabajo pedagógico de calidad, que es lo que tanto queremos para Chile”, señaló.

Algunas claves del proyecto

MAFA es un proyecto de investigación aplicada, adjudicado el año 2012, en el marco del concurso de Fondos de Fomento del Estado denominado FONDEF Idea. El proyecto se estructura metodológicamente a partir del enfoque Human Centered Design para el diseño y desarrollo del Sistema de Modelamiento del Ambiente Físico de Aprendizaje (Sistema MAFA).

Se trata de una propuesta centrada en la habitabilidad pedagógica, donde se favorecen las interacciones y el aprendizaje, alcanzando resultados valorados empíricamente por los usuarios durante una fase experimental de siete meses, en salas de jardines infantiles públicos de los sectores periféricos y más vulnerables de Santiago.